Paradojas.

Estoy contrariado. Qué debo hacer para merecer, para ser tomado en cuenta? Acaso debo desalojarme de mí mismo y entonces mutar, qué sé yo, en un recogedor de boronas, en un tipo que vaya por la vida con cara de miserable para que entonces me considere La camarilla como un necesitado. Luego, Qué ha de hacer un tipo como yo, considerado altanero e indeseable, para ser tomado en cuenta como algo más allá que un cabillo en el culo eh? Además, Cómo es posible que no me entere de competencias entabladas por tipos que ni siquiera puedo considerarlos como tal. Es decir, no en un plano inferior o superior, sino simplemente hasta oblicuo o paralelo.

Tengo muchas telarañas en la cabeza, un encabronamiento del carajo, y a pesar de haber pasado una trinidad de días deliciosa, tengo la sensación de que hay injusticia. Cuántos madrazos he de recibir en la vida para poder ser considerado como marginal y entonces ser sacado de la caca?

Creo que las cosas que tengo que decir, las diré de frente. Esto sólo hace las veces de automatismo. Siento que esto es lo que hace falta: que se confronte y no se saque la mirada del fuego de una discusión. Aunque, por ejemplo, no sé si alguien que considera su círculo social a tipos siete u ocho años menores que ella y que va por ahí como reina del mambo, puede confrontar, pueda defender, pueda decir las cosas de frente, y no sólo tirarlas a la ligera, como no queriendo, para chingar, y medrar y ser lo que está destinada a ser: un esperpento cutre que da pena. Lo sé, estoy frustrado. En realidad, aún es indignación. Esperemos unos años, entonces sí será una ante lada frustración. Hoy no, hoy se me permite la insolencia.

Han sido muy injustos con quienes les han dado abiertamente el corazón. Pienso en Alain Summers, por ejemplo, que nos abrió, a muchos, las puertas a la literatura, a los congresos y a demás aventuras iniciáticas, y que ahora sufre la muerte intelectual por no gozar, por ejemplo, de fama de necesitado. Quizá tenga algo de culpa, pero viendo lo visto, también merece. Ha sido olvidado hasta por mí. Lo que le debo intentaré pagárselo en el camino de la vida. Pero claro que me enerva que otro tenga lo que él se merece. Por supuesto que pongo el grito en el cielo. Seguro quedará claro que lo digo porque no me ha tocado a mí la buena suerte de que el dinero para irme a hacer un puto posgrado o una estancia en Frankfurt o a Madrid o a Colombia. Al contrario, a Alain Summers y a mí, nos toca pura madre: Seguir en los campos minados de la docencia, allá donde se camina con la piedra pegada al talón, llevándola de un lado a otro sin cesar. No lo sé, creo que en estas ocasiones uno debería callar, hacer esta oración subjuntiva más irreal de lo que normalmente es el modo verbal. Pero como dice Vallejo:

Hay golpes en la vida
qué sé yo
como de la ira de Dios.


1 Escrúpulos y jaculatorias.:

Dionisio Andres dijo...

alamque pe3do, que paso aqui ó de que me perdi, pero bueno me queda claro una cosa, "estamos en las mismas condiciones", desear, desear, desear, cambiando, cambiando por hacer hacer hacer y agyardar aguardar aguardar, pero bueno, que le vamos ha hacer. Hoy desee tener un castillo, y no quiero poner los cimientos esw chido poner el ultimo piso y ver todo desde las alturas. Pero eso CUESTA. OJ-ALÁ y haya fuerza , animo e injundia.

 
Free counter and web stats