Maitines.

Siempre se es subjetivo. De cualquier manera, somos, en nuestras expresiones, la más objetiva de las subjetividades. Lo que me pregunto linda con otro intangible: si es que es cierto que no se puede ser objetivo por más que se intente ¿se puede ser justo, aún con la carga individual que se tiene ante cualquier fenómeno o circunstancia?

Así, si es posible, cuando se es justo ¿hay que justificar lo que se opina? Cuando se justifica, afán normativo y necesario para cualquier opinión, argumento o hasta dogma ¿se justifica por sí mismo o porque se está atacando, de antemano, el prejuicio del otro? Es decir, cuando yo me pronuncio a favor de algo, con quien lo platico, parece ser necesario también afirmar o negar, cual juez omnipotente, no es posible No estar casado con algo, se considera al que sólo mira algo indeseable, un estorbo. La casilla de las opiniones indica que debe defenderse al extremo. No se puede sólo ser un espectador.

No siempre lo fui, aún recuerdo algún evento donde fui dogmático, pero actualmente soy un tipo que comenzó, desde hace algún tiempo, una misión de apertura incesante. Pienso, por ejemplo en Gadamer, y me evito los prejuicios. No sé si en mis enfrentamientos con la realidad me haga merecedor del juicio, pero lo que me interesa ante cualquier experiencia es vivirla. No hablo de una cuestión optimista, sino, por un lado, sensual y, por otro, racional. En pocas palabras, afrontar. Que los prejuicios no hagan mella.


Comento esto porque me he quedado sorprendido. Alguien me ha pedido vea una película con apertura. Eso quiere decir que la pinta que le doy es que soy de otra manera, que no soy abierto, y que puede herir mi susceptibilidad, ya sea moral, política o religiosamente dicha obra. Sin dejar de lado por supuesto, las reservas con las que me juzga reaccionario, reprimido y reservado. Me asombra un poco. Desde hace varios años caí en la cuenta de no confiar en nada. Me he vuelto un escéptico. Pero no uno reaccionario. Soy, como dijera el buen Monsiváis, voz autorizada para el uso del oxímoron, un escéptico creyente. Un Romántico que inevitablemente busca; un indagador sin objetivos, sin viaje vertical. Destinado por convicción a elegir el color salmón por lo que significa. Empecinado en deconstruir. En hacer metáforas.

Me canso muy fácil de mí. Me doy cuenta de lo redundante que puedo ser. Prefiero mitigarme. Siempre angustiado, prefiero callar. Y siento la mirada recelosa. Y sé que se habla. Y me entero de lo repulsivo y patógeno que soy. Y sé que se me considera apestado y soberbio. Y estoy consciente que muy seguramente no es prejuicio. Ante eso, la coraza. Me fundé un espacio íntimo en el que ni a mis heterónimos les digo lo que el otro piensa. Me busco la vida, no sin hierros, pero pensando siempre en parábolas tan ciertas como la de la paja en el ojo, y entonces soy mediático, defiendo poco a pocos.

Otro colega juzga y enjuicia: -especialmente para aquellos-. Me ha sorprendido lo fácil que es caer en el prejuicio. Tanto en las cosas pequeñitas como en cualquier situación. Todo se basa en la constante creencia del equívoco de otros. Creo que esto es algo más profundo, voraz e intangible. Tengo una culpa grandotota. A veces ni siquiera soy capaz de sostenerla y cada decisión me pesa. Me angustio tanto cuando veo indigentes. Me estremezco cuando veo viejos descuidados, con mirada cansada. Me preocupo tanto por los niños de barriga atiborrada de amibas. Y me resulta insoportable no estar en la posibilidad de hacer algo. Simplemente me desquicio. Me voy de bruces. Termino pasmado y sin otra resolución que la de la penetrante mirada sobre la realidad. Me lleno de lágrimas. Pero no basta. Llorar y tener compasión no basta.

Me resulta sin sentido este mensaje. Estoy, como bien dice el egipcio Alaa al Aswany, con la posibilidad de hablar y hablar y hablar. Pero nada más. Sostendré lo que he escrito aquí unos días. Luego, habrá que olvidarse y negar. Culpar al otro que escribe.

1 Escrúpulos y jaculatorias.:

almadandresga dijo...

el arte de llamar la atención. El arte. sensible, visor, ahora. el presente sabe la realidad y toda la historia de la humanidad. se ha quedado paralizado, se ha quedado quieto.Mra todo el espectaculo de su derredor y nada. no pasa nada, ¿que hacer?, ¿QUE SE PUEDE HACER?, como lograr llamar a atencion lejana, como distraer la mente, siquiera por un momento, sacudirla y vencerla. tarea dificil y verdadera ocupacion de muchos. Todos por caminos tan iguales y pocos se atreven a recorrer el sendero de los idiotas. Que a fiunal de cuentas es tan sencillo.

 
Free counter and web stats