Crónicas de guerra.




Hablamos de poesía.
La noche es el mar que nos separa (IECG, 2005)
Duración: 1:15 min.
Asistencia: 60 personas aprox.
Casa de la Cultura de Irapuato.
Presentaron:
Baudelio Camarillo,
José Antonio Banda y
Luis Felipe Pérez.
(la botarga cultural de por acá).


Redacción/Colectivo Plataforma.
“Ha sido la más emotiva de mis presentaciones”, afirmó para Letras Con vida
[1] el poeta Baudelio Camarillo la mañana siguiente a la presentación de su libro La noche es el mar que nos separa, ganador del Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta de 2004. El libro fue presentado en Casa de Cultura de Irapuato en lo que se ha convertido ya en una recurrente cita textual, una suerte de joven pero feliz tradición: el encuentro con los autores, que tiene lugar gracias al Laboratorio para escritores, que es el taller literario de la Casa de la Cultura de Irapuato, y que se lleva a cabo desde septiembre del año pasado.

Expresso doble en una mano y los libros en la otra, Baudelio Camarillo, arribó al recinto de Álvaro Obregón allá en la ciudad de Irapuato. Tras años de no aparecer en tierras freseras, el ascético de los Poemas de agua dulce saludó con una sonrisa y el paso cadencioso -como su voz- al auditorio que lo siguió con la mirada hasta tomar su sitio en el centro del escenario. Al fondo del patio. Una mesa, un micrófono, tres sillas. Resultaba evidente que el público de esta noche era particular. Para muchos de los asistentes era la primera ocasión de algo como esto. Sin preámbulos y con un patio central bastante concurrido, Luis Felipe Pérez, quien dirige el Laboratorio para escritores en Irapuato, a nombre del Colectivo Plataforma y de la Casa de la Cultura, presentó al poeta ganador del Efraín Huerta del 2004 y cedió la palabra a José Antonio Banda quien esbozó algunos apuntes acerca de la obra del invitado. El escenario, que ha visto pasar por allí a Mijail Lamas, poeta, Vicente Alfonso, narrador, Nadia Villa fuerte, cuentista, y a Geney Beltrán, editor y ensayista, esta noche de viernes se vio colmado por un Orfeo contemporáneo que teme perder a la amada, que no deja de cantar, que lo transforma todo con la mirada.


Banda comentó acerca de la poesía de Camarillo, “podemos encontrar de forma constante una emoción clara que nos invita insistente a recitar sus poemas en voz alta”, mientras, el poeta escuchaba atento, el público expectante, la atmósfera era aquélla necesaria para hablar de y con poesía. Camarillo entonces, con prestancia y la cadencia característica, tomó su sitio, el del poeta en el atril, y recitó profundamente una cauda elegida de La noche es el mar que nos separa. Los asistentes pudieron constatar la calidad del ganador del Premio Aguascalientes de Poesía 1993. También pudieron compartir opiniones y dudas que con una seriedad tierna y contundente atajó el poeta.


La clausura del evento tuvo lugar después de la séptima aportación de la asistencia que conminaba a la incansable directora de Casa de Cultura de Irapuato, Atala Solorio, a continuar propiciando los espacios para las manifestaciones artísticas como hasta ahora, sorpresivamente. También agradeciendo a Baudelio Camarillo su paso por la ciudad y, "a la espera del eco de los pétalos de rosa al caer al Cañón del Colorado", cita que el invitado atinó a recitar como invitación a vivir un acercamiento a la poesía, a lo sagrado, a la contemplación, al silencio.

[1] Letras con vida: programa de corte literario que se transmite todos los martes de 10:30 am a 11:00 am por el 870 de AM.

2 Escrúpulos y jaculatorias.:

media luna dijo...

Ojalá todas las crónicas de guerra fueran como ésta. Baudelio Camarillo. Lo anoto en mi agenda de descubrimientos. Sólo leer "La noche es el mar que nos separa", una cierra los ojos y desearía haber podido escuchar de viva voz al poeta. Cuando escuchas los versos de su propia voz ya nunca más son lo mismo. Yo tuve la ocasión de escuchar a Carlos Fuentes leer algunos fragmentos de "Todas la familias son felices" en la Casa de América de Madrid, y cada vez que leo esas páginas puedo escuchar su eco.
Son muchos los que escribimos, sí. Y mucho también:) Sin embargo, son pocos los escogidos.
Como siempre te digo con tus crónicas, un placer hacernóslas llegar. Por cierto que quería preguntarte si "letras con vida" se puede escuchar por internet.
Un saludo.

LSz. dijo...

Je. Sí, el eco es eso, pétalos tirados al cañón.

 
Free counter and web stats