...

todo aquello se reducía al descubrimiento de que uno no podía hacer nada bien sin hacer también algo mal, tan mal, en realidad, que especialmente cuando reinaba el caos y todo estaba en juego, lo mejor que podía hacerse era limitarse a esperar y no hacer nada -excepto que no hacer nada era también hacer algo... en tales circunstancias, no hacer nada era hacer mucho-, y al hecho de que ni siquiera para la madre que llevaba a cabo todos los días una metódica oposición al turbulento flujo de la vida existiera algún sistema que le permitiese controlar un caos tan siniestro.

Philiph Roth, La conjura contra América.

2 Escrúpulos y jaculatorias.:

media luna dijo...

Pues que le dí a "read more" y nada, que me quedo con las ganas de leer más, pero que queda claro que no hacer nada, es hacer algo. A veces lo mejor que se puede hacer. A veces lo peor. El secreto está en saber distinguir.
Yo en todo este tiempo, he tenido que hacer tantas cosas que otras han tenido que esperar.
Besos.

LSz. dijo...

Siempre existirá la incertidumbre, siempre la angustia, siempre la ineludible acción de decidir.

Abrazos cafeteros.

 
Free counter and web stats