Ensabinado.

La estancia en Puebla me ha caído de maravilla. Me ha incitado a la pereza y a la relectura de la misma vida. Reconozco que la estancia estudiantil me seduce. Confieso que cargo, cual pípila, las consignas de dar clases. Me cuesta creer que debo viajar un buen rato, llenar formatos para programas académicos y me pesa mucho más tener que impartir clases los sábados. Había olvidado la magia de sólo llegar a sentarse en un curso. Quiero hacerlo por más tiempo.
Reconozco que ingresé en un marasmo ágrafo y que no tengo idea de qué escribir. El diario lo he olvidado, la novela anacentrista se ha quedado estancada y sólo veo pasar los días, pasan y pasan, siempre más rápido uno tras otro. Es junio y hoy escuché esto de que el año se está yendo. Así sucede.
se
borraron
las
pisadas.
Ruido, mucho ruido, contagioso ruido.
Sabina.

3 Escrúpulos y jaculatorias.:

D.Koriander dijo...

Sí como que pasa el tiempo y falta el tiempo para hacer para escribir, y hasta las cartas dejan su ausencia marcada en los buzones. Pero que va!
Ya estamos a Junio.

Yan dijo...

a mí ayer me pareció noviembre, sin ninguna metáfora, ja

saludote!

LSz. dijo...

Saludote, yo veo junio, acá hace calor.

 
Free counter and web stats