Particulas extrañas en pos del individuo.




Densidad y digresión, incertidumbre y marginalidad resumen uno de los conflictos centrales de la poética que arrastra Juan Goytisolo: la irrepresentabilidad del individuo. Por ello la reminiscencia constante a una teatralidad de la escritura mediante, por mencionar algo, las diferentes perspectivas narratológicas con las que “juega” el autor, compilador, personaje, inventor, de la novela. Estamos ante la representación de la crisis de la subjetividad. Misma que se apoya de modo concreto en el vocabulario del teatro, de la poesía, de la connotación, de lo falso, de lo engañoso, de lo impostado. Fenómeno peculiar al que asistimos. Una metaforización amoral que busca acceder a una resignificación. La imagen verbal que atrae, en sus intentos, el autor, es notable. Se esfuerza y es puntilloso, cada palabra es lo que se quiere decir. Cada palabra, componiendo otros significados. Un escenario desolado, el intempestivo disparo, el sitio carcelario, la angustia de la soledad. Todo, en actitud poética, busca contenerlo y explorarlo por medio del palabra el autor de El Sitio de los Sitios: “La pintura de los paisajes de desolación crecido por los asedios; las fantasías crueles, premonitorias de la sociedad que nos acecha –esa sinfonía del Nuevo Mundo, como califica la ironía mordaz; la exposición detallada de su propia muerte en el lugar donde pillo la explosión del mortero”.[1] Sobre esta base, la escritura se revelará como un espacio liberador, como una “vía de indagación verdadera, de verdadera penetración del ser y de sus accidentes”[2]. Esta búsqueda pone a vistas, según Foucault, los procesos de la conformación del sujeto. Y resta preguntarse bajo qué procesos, operaciones, estrategias se forma la subjetividad, tanto de la sociedad, como de los individuos en un contexto específico. Esto es lo que conocemos como las técnicas del yo, orientadas a la configuración del yo; el cuidado de sí, el desarrollo de este individuo que se construye, que emerge podría afirmar, de esta excavación.

El concepto de formación propuesto por Hans George Gadamer se hace contemporáneo en estos textos que construyen, que forman sus individuos. Build. Es el término.


[1] Ibid. Pp. 96-97.

[2] Juan García Hortelano. Gramática Parda(1982). Cátedra. España. 1997. Pp. 153.

2 Escrúpulos y jaculatorias.:

Miguel Ángel dijo...

Cuál es el punto?
Dices todo y nada.
No caigas en la tentación de esta ola de "escritores hippies" que creen que por poner muchas palabras rebuscadas el texto es bueno. Eres mucho mas grande que ésto. Recuerda que escribes para que te leean, no para tratar de impresionar a alguien. Reescríbelo por favor.

LSz. dijo...

Perdón por publicar esto Miguel. No lo vuelvo a hacer.

 
Free counter and web stats