el portero.

Vivir para el odio es vivir al servicio de nuestro enemigo. Tener un enemigo es ser tan ya sólo la mitad de nosotros mismos, cuando se vive bajo el afán de destruir o ser destruido no se vive, se agoniza a largo plazo.

Reinaldo Arenas, El Portero.

4 Escrúpulos y jaculatorias.:

Yan dijo...

=)

Lucía Corujo dijo...

Qué real lo que dice el texto. Vivir para el odio es convertirnos en nuestro propio enemigo. Consumirnos. Impedirnos ser felices.

Saludos

LSz. dijo...

Eso, impedir la felicidad o lo que sea.

Saludos.

Lucía dijo...

Certero asunto... habrá quien se haga adicto a agonizar lentamente y con esas micro dosis de veneno???

Abrazo en off.

 
Free counter and web stats